Filosofía Educativa Mercedaria

INTRODUCCIÓN

La Filosofía Educativa de la Provincia Mercedaria del Perú, se distingue por un conjunto de rasgos propios, sustentados en el Evangelio y en la Realidad Nacional, que sin perjuicio de los principios generales que informan toda buena educación son destacados, a fin de asegurar una cabal comprensión de su sentido y alcance. Asume la tradición educativa mercedaria en su esfuerzo por contribuir a la construcción de una sociedad justa y libre.

La búsqueda y vigencia de valores en lo culturalmente propio y el acercamiento a lo ajeno, fundamenta los principios de una equilibrada identidad propia.

El Colegio Mercedario acoge al educando, sea cual fuere su origen, su situación económica y social y lo prepara para ser el hombre que goce de autonomía personal, que posea capacidad de decidir y de orientar su propio destino, así como, crear el apropiado ambiente físico, social y cultural en que pueda lograr su plena realización.

Tendemos a una comunidad educativa en la que todos seamos educadores y educandos.

Vivimos inmersos en una sociedad en vías de desarrollo, donde la educación tiende a comunicar los patrones culturales que legitiman una estructuración social injusta, como la dependencia cultural, etc.

La Educación Mercedaria, acorde con el Mensaje Evangélico, propende a la construcción de una sociedad perfectible, donde prevalezcan los valores de la justicia, la libertad y el amor universal.

 1.1. SUS VALORES

  1. El valor fundamental de la Educación Mercedaria es la dignidad de la persona humana, sustentada en la libertad, igualdad, justicia y solidaridad.
  2. La educación para el trabajo, como expresión de autorrealización personal, generador de desarrollo y cambio, es la columna fundamental de la filosofía educativa, ubicada dentro de una concepción humanista, según la cual cada hombre es un fin en sí mismo y no puede ser instrumento de otro.
  3. La honestidad, veracidad y laboriosidad (ama sua, ama llulla y ama quella) trilogía que normó la vida del hombre andino, tiene hoy prevalente aplicación en la formación del tipo de hombre que buscamos modelar.

 1.2. PRINCIPIOS O BASES

  1. La Educación es una obra apostólica que la Provincia Mercedaria del Perú ejerce en conformidad con las directivas de la Orden, de la Iglesia y según las normas del Estado.
  2. La provincia Mercedaria del Perú sostiene los colegios como instrumento de apostolado, cuya misión es acercar a la niñez y la juventud a Dios. Porque cualquier desviación que desvirtuase su misión educativa apostólica, lesionaría el carácter fundamental de la institución.
  3. La Comunidad Mercedaria, tiene la misión de aportar la visión liberadora en la obra apostólica educativa; lo que manifiesta a través de la fijación de objetivos, de la definición del tipo de hombre que se propone formar y de la selección de los medios necesarios.
  4. Nuestros colegios deben ser fácilmente identificables como centros mercedarios impulsados por el espíritu de nuestra Orden, con el acento propio de nuestros rasgos esenciales y fieles al carisma redentor de Pedro Nolasco que nos pone al servicio de los oprimidos.
  5. Se intitulan y están bajo la advocación de “LA MERCED”, porque la Santísima Virgen María inspiró la fundación de la Orden de la redención de Cautivos al fundador e hizo a sus hijos mensajeros de la liberación.
  6. La educación mercedaria asume los valores de la peruanidad y está abierta a los aportes culturales universales.
  7. La educación mercedaria propicia la integración con todos los países del mundo, pero de una manera particular con los países de la región.

1.3. OBJETIVOS:

  1. Fomentar la apertura a lo divino y humano, siguiendo el modelo de Pedro Nolasco, hombre de eximia caridad para la liberación temporal y eterna de los hombres.
  2. Crear un espíritu crítico de su realidad histórica y así lograr su liberación de toda situación de opresión, sujeción, servidumbre y dominación que menoscabe la dignidad de la persona humana y de esta manera conseguir su fin trascendental.
  3. Ejercer una educación cristiana como servicio apostólico, a fin de promocionar hombres que miren la libertad de los hijos de Dios con madurez y sean creadores de una sociedad nueva.
  4. Formar hombres en una línea de humanismo cristiano; sensible y solidario frente a las situaciones de cautiverio moderno.
  5. Alcanzar un alto nivel humanista, cristiano y técnico-científico como un valor en sí mismo, como instrumento de desarrollo de la persona humana.
  6. Formar hombres liberadores de ideologías extremas dirigidas a concepciones totalitarias.
  7. Afirmar una formación cristiana presentando a Cristo, como modelo de hombre perfecto y cultivar el amor a la Virgen María, modelo ejemplar de mujer y madre.
  8. Cultivar las cualidades físicas para lograr una personalidad equilibrada, sana, mental y físicamente.
  9. Auspiciar la aplicación de procedimientos y contenidos educativos a los intereses de los educandos de las diversas regiones y zonas del país.
  10. Rechazar la imposición cultural que se hace mediante la uniformidad de métodos y menosprecio de las lenguas aborígenes y tender a la comprensión y revalorización de los patrones culturales y de cada grupo étnico.
  11. Crear y mantener un clima de solidaridad que hagan factibles las relaciones fraternales entre los hombres y construir una sociedad de personas libres e iguales.
  12. Crear las condiciones que faciliten la realización del bien común para alcanzar la propia y completa perfección de la persona humana.

1.4. BASES PARA LA ELABORACIÓN DE LOS CONTENIDOS

  1. Que el contenido programático no sea demasiado abstracto y formalista. Los métodos didácticos no estén más preocupados por la transmisión de conocimientos, que por la creación entre otros valores, de un espíritu crítico.
  2. Que los sistemas educativos estén orientados a la transformación de las estructuras sociales, económicas imperantes, más que a su mantenimiento.
  3. Que el contenido no sea uniforme, pues la comunidad ha despertado a la riqueza de su pluralismo humano.
  4. Que no sea pasivo, cuando nuestros pueblos van descubriendo su propio ser originario.
  5. Que no estén orientados a crear una economía en el ansia de “tener más” cuando la juventud exige “ser más” en su propia realización personal.
  6. Que tiendan a preparar a la juventud en su formación profesional, a fin de que no sacrifiquen la profundidad humana, en aras del pragmatismo e inmediatez.
  7. Que los contenidos programáticos estén impregnados de los principios de la moral cristiana y la espiritualidad mercedaria.
  8. Que estén orientados a liberar a nuestros hermanos de la servidumbre cultural, social, económica, política y religiosa que se opone a nuestro desarrollo cultural.
  9. Que estén en consonancia con los avances de la ciencia y la técnica que permitan sobre todo en el campo de la pedagogía alcanzar una mejor comprensión del mundo.

PROYECTO EDUCATIVO MERCEDARIO

PROPUESTA GENERAL  

  • La Educación Mercedaria, en la línea de servicio a la fe y fiel a su carisma, tiene como finalidad fundamental la formación integral de la persona humana
  • Su acción formativa se orientará al surgimiento de un hombre plenamente consciente de su verdadera libertad en comunicación con Dios y con su comunidad, respetuoso de su propia dignidad y la de los demás e imbuido de un espíritu justo, solidario, pletórico del amor activo que inspira la fe cristiana y promotor del cambio social y del trabajo creativo.
  • El Colegio La Merced contribuirá con el desarrollo físico, cultural, científico, tecnológico, productivo y ecológico de la comunidad educativa, familiar, local, provincial, regional y nacional.
  • Orientará su acción formativa en base al trabajo creativo y participación activa y solidaria de personas conscientes de rol histórico e identidad personal y nacional.
  • Desarrollo activo de la espiritualidad y del evangelio redentor y liberador de los cautiverios que obstaculizan el pleno desarrollo de la persona humana.