Proyecto Educativo Mercedario

PROYECTO EDUCATIVO MERCEDARIO

 PROPUESTA GENERAL  

  • La Educación Mercedaria, en la línea de servicio a la fe y fiel a su carisma, tiene como finalidad fundamental la formación integral de la persona humana
  • Su acción formativa se orientará al surgimiento de un hombre plenamente consciente de su verdadera libertad en comunicación con Dios y con su comunidad, respetuoso de su propia dignidad y la de los demás e imbuido de un espíritu justo, solidario, pletórico del amor activo que inspira la fe cristiana y promotor del cambio social y del trabajo creativo.
  • El Colegio La Merced contribuirá con el desarrollo físico, cultural, científico, tecnológico, productivo y ecológico de la comunidad educativa, familiar, local, provincial, regional y nacional.
  • Orientará su acción formativa en base al trabajo creativo y participación activa y solidaria de personas conscientes de rol histórico e identidad personal y nacional.
  • Desarrollo activo de la espiritualidad y del evangelio redentor y liberador de los cautiverios que obstaculizan el pleno desarrollo de la persona humana. 

OBJETIVOS DEL PROYECTO EDUCATIVO MERCEDARIO

Son objetivos de la Educación Mercedaria: 

  1. a) En el Área Humana:
  • Formar al educando en la conciencia del respeto de su dignidad como persona y en el ejercicio responsable de su verdadera libertad.
  • Estimular el desarrollo de la voluntad del educando y la práctica permanente de los valores fundamentales de la Educación Mercedaria.
  • Orientar al educando en la comprensión de que la sexualidad humana es la integración de lo biológico, afectivo, psicológico, social y espiritual que permiten al ser humano crecer y madurar en su facultad de amar.
  • Promover la comprensión y valoración del orden, la higiene, autodisciplina y puntualidad como hábitos que reflejan el respeto por el otro.
  • Desarrollar el sentido crítico, reflexivo, creativo y solidario, con plena conciencia de la práctica de la autenticidad como criterio de verdad del amor activo.
  • Promover el respeto por los valores cívicos patrióticos y religiosos.
  • Promover en el alumno el cultivo de las artes, disciplinas deportivas y actividades culturales y recreativas como un medio de fortalecer su capacidad de adaptación a las exigencias que le demanda su contexto en las distintas etapas de su desarrollo bio-psico-social y espiritual.
  • Preparar al alumno para el trabajo como un medio de subsistencia y como fuente de vida, de crecimiento y de libertad interior.
  1. b) En el Área Social:
  • Promover en el educando la práctica de los valores de justicia, fraternidad y solidaridad y la superación de todo egoísmo que instrumentalice al hombre y atente contra su dignidad.
  • Motivar en el alumno la reflexión crítica sobre la dimensión social del trabajo a la luz de las Encíclicas y enseñanzas sociales de la Iglesia.
  • Promover la participación de los alumnos en la acción educativa a través de sus organizaciones estudiantiles, contribuyendo al logro de una personalidad madura y responsable, capaz de valorar la práctica efectiva de la amistad, la sociabilidad y la alegría de vivir y compartir con los que le rodean.
  1. c) En el Área cristiano – Mercedaria:
  • Desarrollar en el alumno la comprensión, reconocimiento e identificación con la obra redentora de Cristo como modelo de Hombre perfecto, de la Virgen María como modelo ejemplar de Madre y Mujer y de san Pedro Nolasco como el signo más cercano del amor redentor de Jesús y el realizador más perfecto de la obra liberadora de María, Madre de La Merced.
  • Motivar en el alumno la reflexión de que sólo en el contexto de una buena acción y en el estar conscientes del peligro que representan para el hombre las formas de esclavitud o cautiverio que van surgiendo en nuestro tiempo, puede entenderse el mensaje liberador de nuestro Carisma Mercedario.
  • Promover en el alumno la práctica consciente del amor activo, entendido como gesto de ayuda concreta a los más necesitados, es decir a los cautivos y oprimidos, participando con ellos en la transformación de la situación opresora en que viven.
  • Impulsar en los educandos la posibilidad de enriquecer su fe cristiana integrándose a grupos juveniles de acción efectiva y desarrollando con ellos un trabajo solidario e integrador.
  • Orientar al educando en el conocimiento de las distintas confesiones religiosas, ayudándoles a tomar postura ante ellas con espíritu de discernimiento y desde la fe católica.

 

  1. d) En el Área Pedagógica:
  • Considerar al alumno como el principal protagonista de su propia educación, reconociendo a los padres como los primeros e insustituibles educadores de sus hijos.
  • Reconocer la labor presencial, testimonial y orientadora del educador mercedario como el modelador por excelencia de la conducta social del alumno y el principal promotor de su desarrollo integral.
  • Promover en el alumno la práctica de actitudes positivas para el trabajo intelectual orientado al desarrollo cultural de nuestro país.
  • Desarrollar en el alumno la inquietud permanente por asumir una actitud científica e investigadora en torno a su realidad de contexto y promover en él, el mejoramiento de sus técnicas de estudio y sistematización, con apoyo de la tecnología de punta que pueda ofrecerle el colegio.
  • Fomentar en el alumno la comprensión de su nivel de compromiso y participación activa en el desarrollo de la pedagogía de la acción liberadora mercedaria.

 

  1. e) Área Familiar
  • Promover la activa participación de los padres de familia en la acción formativa de sus hijos y en la búsqueda conjunta de soluciones a los conflictos juveniles de nuestro tiempo.
  • Fomentar en los padres de familia la práctica de la comprensión, diálogo, solidaridad, espíritu fraterno y reflexión cristiana frente a los problemas que amenacen su estabilidad social y emocional.
  • Preparar a los educandos para una vida familiar consciente y responsable que contribuya al enriquecimiento de su formación personal – social y en un ambiente de libertad y amor.
  • Estimular a los padres a la reflexión en torno a la concepción y desarrollo de la Familia Cristiana, como la primera Escuela de Fe y Agente de Evangelización Liberadora.